Norte de Tailandia – Chiang Mai y Chiang Rai

Bien! Empecemos por el principio de nuestro viaje!! En el post de hoy voy a hablar de los 3 primeros días, que pasamos en la zona norte visitando Chiang Mai y Chiang Rai.

Nuestro vuelo salía de Madrid a las 15:30 de la tarde, y llegábamos a Bangkok a las 12:30 del día siguiente, haciendo una escala de una 1h y media en Dubai. Volábamos con Emirates, y la verdad que quedamos encantadas con la compañía. La comida estaba muy buena, decidimos compartir los platos principales para probar ambos y estaban muy ricos! Había desayuno, merienda y cena (según te toque por hora) y entre comida y comida pasaban bebidas y si querías algo sólo tenías que pedirlo. También te dan una almohadita, una manta y unos cascos de diadema para el vuelo. En la parte trasera del asiento de delante tienes una pantalla a modo de tablet con películas, series, juegos (incluso se podían unir varios jugadores de distintos asientos, ideal si vas con amigos!) y la posibilidad de observar lo que se ve fuera desde cualquiera de las 3 cámaras del avión: en la cola, en la panza y en la cabina. También tienes 2h de wifi gratis, aunque durante una gran parte del vuelo no había cobertura, ya que dependía de la zona sobre la que volase el avión. Pero en líneas generales bravo por Emirates, tanto el vuelo de ida como el de vuelta fueron estupendos!

IMG_20170906_150608_455

Otro detalle que nos hizo mucha gracia: te dan pegatinas de distintos colores para que las pongas en la parte superior de tu asiento, dependiendo de si quieres que te despierten sólo para comer, si no quieres que te despierten nunca, etc. Un sistema genial!

La puntualidad muy bien, el transbordo en Dubai a pesar de lo gigantesco del aeropuerto perfecto. Llegamos a Bangkok e hicimos check-in con Smile para ir a Chiang Mai, una compañía low-cost que nos encantó, ya que a pesar de ser de bajo coste también nos dieron mantita, agua y un bocadillito para un vuelo de apenas una hora. Mucho mejor que Air Asia con la que hicimos los otros dos vuelos internos.

Por fin, después de 25h de viaje, llegamos a Chiang Mai!! 🙂

En el aeropuerto hay servicios de transporte para ir al alojamiento, pero como en toda Tailandia y para todo…tienes que regatear! En el aeropuerto no hay “taxis”, son casi todo minivans, que son un pelín más caras, pero regateadles bien que veréis luego que todo es más barato! Para volver sí que podéis coger un “taxi de grupo” en cualquier sitio (una especie de furgo roja abierta por detrás) que tiene un precio fijo para cualquier trayecto de 30 Baht por persona (40 baht = 1€).

Pusimos rumbo al hotel, del que os dejé  la referencia en el post de intro sobre Tailandia. Nos gustó mucho: la zona estaba bien, la habitación limpia, aire acondicionado, camas grandes, agua gratis en el minibar, y una piscina pequeñita para darte un refrescón. El desayuno ESPECTACULAR, y el personal muy amable también.

 

Realmente empezamos nuestras andanzas por la noche, ya que llegamos por la tarde y allí anochece temprano. Aprovechamos para pasear sin rumbo, mirar las calles, la forma de vida de la gente, los puestos, bares…cenamos en un sitio al azar que nos dio buena impresión, y qué acierto!!! Me muero de pena de no recordar el nombre! La comida estaba riquísima y abundante, el precio 1’5€ por persona, y el dueño un señor muy simpático que enseguida nos enseñó a decir gracias en tailandés, ya que la educación es muy importante en sus costumbres. La verdad es que la gente, y sobre todo la de norte, es bastante educada, servicial y simpática.

 

A dormir, y al día siguiente bien temprano una de las cosas que más ilusión nos hacía: los elefantes!!!

PRIMER DÍA

Queríamos haber ido al Elephant Nature Park, ya que tiene fama de ser el sitio más ético y donde mejor los tratan (NO vayáis a sitio de estos donde dan espectáculos de hacer a los elefantes pintar, montaros encima, etc) pero estaba súper lleno, así que al final optamos por Lanna Kingdom Tours. Cuando estuvimos allí nos dieron a entender que al principio también lo tenían montado en plan espectáculo y hacía un año habían cerrado y reabierto como cuidado de elefantes. No me gustó mucho ese detalle porque me dio la impresión de que habían cambiado de chaqueta al darse cuenta de que la gente estaba concienciada sobre el maltrato animal y lo suyo ya no vendía, pero también es verdad que el día que pasamos allí se les veía bien cuidados y fue una experiencia sin comparación.

Tenían 4 elefantes, 3 grandes y un bebé de 6 meses, con un cuidador (Mahout los llaman) dedicado a cada uno. Éramos sólo 7 personas, nuestro grupo de 5 y una pareja, así que los animales no estaban agobiados y tuvimos tiempo para disfrutar de ellos tranquilamente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Primero, tuvimos un contacto inicial con ellos (al principio impresiona muchísimo!!), después te explican qué vas a hacer y te dan unas nociones sobre los elefantes. A continuación fuimos a darles de comer, plátano y azúcar de caña que les encanta porque es dulce. Lo pasamos genial viendo cómo cogen confianza contigo y como la peque se acercaba trotando a quien tuviera más plátanos!!

Después tocaba la hora del baño, que consta de un peeling de barro seguido de un aclarado en una charca “más limpia”. Nos lo pasamos pipa, y nos pusimos de barro y agua hasta las orejas porque acabamos haciendo guerra con los mahouts, que pensaron que eran divertido ponernos a nosotros también pringando xD

Y por último, con un pañito les estuvimos untando por la piel un líquido hecho con tamarindo que los proteje de las picaduras de insectos.

Para mí fue una experiencia inolvidable, estuve casi toda la mañana con el mismo elefante, en vez de ir rotando mucho, y sentir al final de la jornada de cuidado cómo el animal te reconocía y se acercaba a ti, te acercaba la trompa y sabía quién eras…era una sensación inigualable. Y el calor que desprendían cuando les ponías la mano en el costado…no tengo palabras. Sweetheart, siempre recordaré tu trompa y tus orejitas descoloridas ❤

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Allí te dan ropa y unas crocs para que no te manches, y después puedes darte una ducha y volver a cambiar a tu ropa limpia, asi que no tenéis de qué preocuparos!!

Luego nos dieron un rico Pad Thai y unas tortas de arroz caseras que estaban buenísimas!!! Estuvimos un rato hablando con uno de los mahouts que era muy majete, y después de nuevo rumbo a Chiang Mai (estaba aprox. a una hora de camino en la furgo).

Esta actividad nos ocupó hasta las dos de la tarde, así que aprovechamos el resto del día para ir a ver templos. En una ruta de una tarde a pie puedes ver perfectamente los más importantes. Nosotros hicimos esta ruta por si os sirve de referencia:

map-chiang-mai

Por la noche cogimos un taxi para ir al mercado nocturno, que es GIGANTE, donde nos dimos un masaje, compramos algunos souvenirs y cenamos. El sitio de la cena nada recomendable la verdad, os aconsejo que vayáis a una zona menos guiri.

Y a la cama que al día siguiente nos recogían a las 6 de la mañana para ir a Chiang Rai!! Miento…me di un baño en la piscina con una cerveza fresquita primero 😛

SEGUNDO DÍA

Con esta excursión tuvimos bastante engorro, ya que todas ofrecen un tour parecido y nosotros había cosas que no teníamos interés en ver, pero finalmente acabamos contratándola aquí ➡ guiaentailandia, ya que era un tour en español e incluía la Casa Negra y el Templo Blanco, que era lo que teníamos más interés en ver.

A modo de resumen después de la excursión: el templo blanco es INCREÍBLE, y a mi parecer cruzar el Río Mekong también tiene su encanto porque impresiona lo grande y caudaloso que es que es, pero sinceramente, lo demás…no es que sean cosas “feas”, hablando mal y pronto, pero no son sitios por lo que me recorrería 300 km, que es la distancia a la que está.
El mercadillo de Laos una birria, sinceramente, el Triángulo de Oro es simplemente un punto donde confluyen las fronteras de Tailandia, Laos y Birmania, pero no tiene nade de especial, y la casa negra tampoco me impactó mucho. Fuimos también como extra al poblado Karen de las mujeres jirafa porque algunas del grupo querían verlo, pero personalmente me pareció una feria, degradante y horrible…muchas caras de tristeza y poco más que una calle de tierra con cabañas de souvenirs.

Sinceramente, esta es la excursión que más me pensaría, ya que pasar todo el día en carretera y pegarme el madrugón para ver apenas una cosa que me gustó y donde estuvimos menos de una hora…psé psé.

Aún así, si queréis ir, nosotras estuvimos contentas con el tour y con la chica que nos tocó, Uma, que era encantadora y hablaba español perfectamente. Nos contó todo lo que quisimos saber y más sobre el país y sus costumbres, y nos llevó a desayunar a este espectacular sitio en la carretera de camino. Mil gracias Uma!!! 🙂

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

TERCER DÍA

Este fue mucho más light ya que por la tarde salía nuestro vuelo hacia Krabi. Nos levantamos temprano, dejamos las maletas en el hotel y pusimos rumbo al Parque Nong Buak (en el mapita de arriba también lo veis, esquina inferior izda) y a Chinatown, que de las cosas que nos habíamos propuesto era lo único que nos quedaba por ver. El parque es pequeño pero su historia es curiosa: el presidente japonés plantó allí un Alcanforero durante una visita como símbolo de su buena relación con el Rey de Tailandia, y por ello el parque está siempre bien cuidado, para que siga simbolizando la conservación de esa buena relación.

Chinatown tiene principalmente un mercadillo gigante, y algunos templos con motivos chinescos distintos de los habituales budistas, pero no mucho más que destacar.

VID-20170828-WA0055

Camino al hotel, taxi y al aeropuerto, que ya es hora de pisar las islas paradisíacas del sur!!! ❤ Queréis verlas conmigo en el siguiente post?? El lunes de la semana que viene lo tendréis aquí!!

Feliz semana ratones! 🙂

Anuncios

Nos vamos a Tailandia!!

Bueno, la verdad es que he tardado mucho en ponerme a escribir este post porque no sabía por dónde cogerlo, si poner las cosas por orden cronológico, o por temas…en fin, me ha parecido que la mejor forma era ponerme a escribir y ver cómo iba saliendo, y al final he decidido hacer esta pequeña intro para luego centrarme en las zonas que hemos visitado por orden.

Empezaré diciendo que ha sido un viaje que, aunque lo voy a intentar aquí, me cuesta describir con palabras, porque más que un mero viaje ha sido una experiencia distinta a todo lo que había hecho hasta ahora. Huelga decir que recomiendo a todo el mundo que visite este maravilloso país, porque os aseguro que no os vais a arrepentir.

Bueno, creo que lo mejor es empezar por unas nociones generales:

QUÉ VISITAR

Nosotras (en el grupo éramos 5 amigas) intentamos abarcar lo máximo posible en los 12 días que duraba nuestro viaje, teniendo en cuenta que entre el vuelo de ida y vuelta y los vuelos internos, se te va bastante tiempo.

Tailandia es un país alargado, y nosotras optamos por ir directamente al norte, después bajar al sur, y por último quedarnos en Bangkok, que está más o menos centrado. Una de las principales razones era el vuelo de vuelta: si estás en otro sitio y tienes que volver a Bangkok en otro avión para coger el vuelo y tienes algún imprevisto, puedes perderlo. Si ya estás en el mismo Bangkok, siempre te puede pasar algo pero es más fácil solucionarlo, y además nuestro vuelo salía a las 10 de la mañana.

Sé que en muchas ocasiones la gente va subiendo en coche/bus desde Bangkok hacia el norte parando en algunos sitios, pero creo que esa opción es para quien vaya más días. En nuestro caso todas las grandes distancias fueron por vuelos internos, os hago un resumen del itinerario: nada más llegar a Bangkok, en el mismo aeropuerto cogimos un vuelo a Chiang Mai. Nuestra estancia allí era de 3 noches, aprovechando un día para hacer una excursión ida/vuelta a Chiang Rai. De Chiang Mai cogimos otro vuelo hasta Krabi, en el sur. Pasamos allí la noche y al día siguiente fuimos en barco a la isla de Railay, donde pasamos otra noche. De Railay pusimos rumbo, también en barco, a las islas Phi-Phi, donde nos quedábamos dos noches, y de Phi-Phi volvimos de nuevo a Krabi, donde cogimos otro vuelo para ir a Bangkok. Allí pasábamos 3 noches, haciendo una excursión de un día a Ayutthaya, y vuelta a España.

Para que os hagáis una idea:

128d0d4be97b6227e2d6b9601403a72f--krabi-pattaya

Personalmente, yo no eliminaría del itinerario ninguna zona del viaje. La parte norte es una zona llena de selva y vegetación, unos paisajes verdes espectaculares, con un espíritu diferente y la gente más amable de toda Tailandia, y también donde mejor comimos.

Las islas del sur son un auténtico paraíso, con esas aguas turquesas y transparentes al lado de las palmeras y la arena blanca, las grandes formaciones rocosas tan bonitas que surgen de las aguas, y la fauna variada, exótica y preciosa.

Bangkok, totalmente distinto a las otras dos, es el bullicio de la capital y el reino de los tuk-tuks, y sólo por ver los templos, subir a la torre Baiyoke y pasear por Khaosan Road merece la pena ir.

LAS VACUNAS

En esto, cada una hizo lo que le pareció según lo que había leído, lo que le había dicho el médico o lo que le habían aconsejado en sanidad exterior. Yo me vacuné del tétanos y de la fiebre tifoidea, que son sólo 3 pastillas y para los temas de salmonela por agua o comida no está de más. Recomendaban también la hepatitis A, pero como estaba en desabastecimiento, pues nada! De todas formas, las demás no llevaban ninguna vacuna, o sólo el tétanos, y no tuvimos ningún tipo de problemas. Creo que hay un poco de alarmismo con esto, porque yo comí en puestos, me lavé los dientes con agua del grifo, tomé hielo…y no me pasó nada (claro que igual era por las vacunas!! Jajaja)

Vacuna para la malaria (son pastillas) nadie tomó porque nos dijeron que las zonas a las que íbamos no eran problemáticas, pero lo mejor es consultarlo con el médico. Coged cita en sanidad internacional que allí os explican de todo (repelentes de mosquitos, vacunas, consejos, etc). ➡ Centros vacunación internacional

Por cierto! El repelente que venden en cualquier farmacia de allí es el triple de fuerte que los nuestros (Relec y Goibi Xtreme inclusive) y más barato, así que os recomiendo que lo compréis al llegar. Es imprescindible porque hay muchos mosquitos y aun con el repelente os aseguro que más de uno os va a picar!

LA COMIDA

Para mi gusto la comida Tailandesa estaba muy muy pero que muy rica, aunque puedo entender que haya gente a quien no le guste, pero en ese caso no os preocupéis porque hay Burguer King, Hard Rock Café, Seven Eleven para comprar algo uno en cada esquina…y también en mucho sitios sirven comida occidental. Por cierto, el precio…entre 1’5 y 4€! Flipante!
El plato típico es el Pad Thai, que está para morir de bueno: noodles de arroz, brotes de soja, pollo/cerdo/gambas/tofu (a elegir), huevo revuelto, verduras, cacahuetes, lima y un poco de picante. En algunos sitios también le ponen al lado un poquito de azúcar. Riquísimo, lo que daría por comerme uno ahora… ❤

Es verdad que la comida en general peca un poco de picante, haced hincapié en “not spicy” y “no chilli” si no os gusta y no queréis llevaros alguna sorpresa!

EL ALOJAMIENTO

Nosotras nos alojamos principalmente en hoteles pequeños, excepto en Bangkok que nos quedamos en un Ibis. Si tienes buen presupuesto pégate algún lujo, ya que todo es muy barato. Nosotras íbamos más en plan mochilero 😛

Un detalle que me parece  importante sobre los hoteles: cuando llegas, te dicen que si pagas en efectivo te hacen un descuento del 15% sobre el precio de la reserva, pero si pagas con tarjeta te cobran un 3% de más. Para mí, que tenía la idea de pagar todas estas cosas con la tarjeta WiZink ya que no te cobran el cambio de divisa, fue una putada, ya que no llevábamos efectivo suficiente y no te lo avisan en ningún sitio. En realidad, con el dinero que pierdes al cambiar en efectivo, es prácticamente igual que el 3% de más que pagas, pero claro, es un fastidio enterarte de esto al llegar. Lo descubrimos en el primero, aunque luego nos dimos cuenta de que es una práctica habitual en los hoteles pequeños; el único sitio donde no nos pasó fue en el Ibis.
Nos alojamos en 5 hoteles distintos, si pincháis en el nombre de cada uno os lleva a su página para que les echéis un vistazo, yo os pongo aquí un breve resumen y me extenderé un pelín más en los siguientes posts:

Chedi Home, Chiang Mai ➡ Súper recomendable!! Pocas habitaciones, desayuno ESPECTACULAR, mini-piscina y bien situado. Nos encantó 🙂

Chanchalay Hip Hostel, Krabi ➡ Perfecto para pasar una noche: pequeño, limpio, muy mono y bien localizado

Railay Garden View Resort, Railay ➡ Ni agua caliente…ya os contaré 😦

Viking Natures Resort, Phi-Phi ➡ Precioso y encantador!! ❤ Pero…sólo para las cabañas grandes!

Ibis Styles Khaosan Viengtai, Bangkok ➡ Ubicación GENIAL, grande, moderno, limpio, estilo occidental

EL CLIMA

Dicen que la temporada alta allí es otoño/invierno, ya que en nuestro verano ellos están en la época del monzón. Nosotras como teníamos las vacaciones en agosto, dijimos que íbamos sí o sí y allí nos plantamos. Y ni tan mal. En el norte nos llovió un poco más, chaparrones fuertes pero no largos un par de veces al día; en las islas un poco nublado y un día de pleno sol, y en Bangkok sol demasiado espléndido (calor y humedad hasta límites insospechados) y un chaparrón una noche. Así que no os desaniméis, merece la pena ir también en esa época! Además la gente de allí nos comentaba que se estaba más tranquilo porque había menos afluencia de gente.

El clima en general es MUY húmedo. Los días que llueve se lleva mejor porque se está más fresquito, o en la playa porque te puedes bañar. Para nosotros lo peor fue Bangkok porque hacía muchísimo sol, y tanto calor con esa humedad te tienen todo el día sudando como un pollo y bebiendo agua fría sin parar.

En fin, espero que para el que esté pensando en ir y tenga algunas preguntas, os haya servido esta pequeña introducción para aclararos las ideas y animaros a que vayáis.

En la próxima entrega empieza lo bueno…la primera parte del viaje!! Preparados?? No os la perdáis!! 🙂

 

 

 

 

 

 

Best cachopo in town!!

Buenos días ratones!!

Para empezar la semana con fuerza, hoy vengo a hablaros del Restaurante Hermanos Ordás, sitio al que voy repetidamente porque su cachopo se ha convertido en droga dura para mí.

Este sitio lo descubrí por casualidad cuando mi prima Patricia (pajuanes, ya os hablé de ella en el post del StreetXo) vino a visitarme. Queríamos salir a algún sitio que estuviese cerquita de casa para poder descansar un poco de tanto pateo turístico, así que buscando en google vi este asturiano al que le daban muy buena nota y estaba a un paso de casa. Recordaba que mi tío, que vive quí en Madrid, me había dicho que cerca de mi casa había un asturiano muy bueno, así que pensé que sería ese y me puse a investigar un poco.

(Aquí os dejo ubicación, justo enfrente del Hospital de La Princesa) ➡ Restaurante Hermanos Ordás

Cuantos más comentarios leía más segura estaba de que tenía que ir. Comentarios del tipo “el día que se jubilen lloraremos amargamente” me empujaban a salir corriendo hacia allí, sobre todo porque soy una gran fan del cachopo, y descubrí que habían sido los ganadores del premio al mejor cachopo de Madrid un par de veces, la última en 2016. Aunque al haber ido siempre dos personas y ser el cachopo tan enorme, nunca he tenido el placer de probar más cosas de la carta, pero en los comentarios hablan maravillas de la fabada, la tortilla de patatas, los callos y la tabla de quesos asturianos.

No os voy a engañar, no todo es bueno, bonito y barato. El problema de este sitio es que se dedican de forma excelente a la cocina pero a poco más, descuidando otros detalles que aunque quizás no sean tan importantes (también depende de para quién) también forman parte del conjunto. Por fuera engaña porque la entrada es muy pequeñita, austera y sólo se ve una barra alargada de bar, ya que el salón está al fondo y no se aprecia desde fuera. Podría pecar de ser un pelín cutre. Para entrar a los aseos vete con cuidado porque aparte de pequeño la llave se gira en sentido contrario al habitual y puedes estar allí un rato intentándolo sin que nadie te diga ni pescao frito.

El personal es amable pero seco, pero ojo no os confundáis. No digo antipático, las veces que he ido han estado atentos, rápidos y correctos, e incluso han podido gastar alguna bromita, pero con cierta sequedad que de cara al público quizás no es lo mejor para un restaurante, cosa que también dicen algunos comentarios sobre el local.

De igual forma, para mí el cachopo está tan espectacular que vuelvo cada vez que puedo y por eso aun así lo sigo recomendando. Quien se coma uno entero se merece un premio, ya que como buen cachopo es de tamaño tirando a gigante, por tanto mínimo os lo recomiendo para compartir entre dos.

Para quien no sepa exactamente qué es un cachopo, es un filete rebozado relleno de jamón serrano y queso. Dicho así, a más de uno le sonará a sanjacobo de toda la vida, pero nada más lejos. Os dejo esta foto para que apreciéis la magnitud de nuestro objeto de deseo.

IMG_20170920_115818

Hay 3 diferencias principales entre este y otros que he probado, y que para mí son lo más importante:

  1. La carne tierna tierna, y no echa una zapatilla como ocurre a veces con la ternera.
  2. El queso, increíblemente bueno y derretido de principio a fin, no como estos quesos que a nada que se empiece a enfriar la comida se quedan hechos un chicle. Tanto nos gustó que le preguntamos al camarero cuál era. Nos dijo con cara de sorpresa que simplemente un queso semicurado (a esto me refiero con lo de la “sequedad”, ya nos podía haber dicho el hombre qué queso era en vez de darnos una respuesta tan estándar)
  3. El rebozado, fundamental. Este filete no está empanado, sino rebozado, es decir que usan sólo harina y huevo, sin pan rallado. Para mí esto es un acierto en toda regla por dos razones: la primera, porque al ser más fino, no le resta tanto sabor a lo demás como lo haría una capa gruesa de empanado, y segundo porque hace que sea menos pesado y te lo comas más a gusto, ya que en un plato grande se agradece, no como en otros que parece que no se acaba nunca. Con este sólo piensas “¿y no hay más?”

Mirad qué pinta tiene por dentro, si es que está para chuparse los dedos… ❤

IMG_20170920_115330

Para terminar, os comento que el precio del bicho son 17€, lo cual para compartir entre dos, con un par de cervezas, te saldrá por poco más de 10€, precio más que bueno para lo que suele costar comer en Madrid y para estar tan rico.

Un último apunte: la primera vez que fuimos le preguntamos si tenía tarta de queso y nos dijo que ese día no porque no había hecho la abuela. Para que os hagáis una idea de lo casero de la comida 😉

Si alguien lo conoce o va a probarlo espero vuestras opiniones!! Besazos chicos!! ❤

El pequeño mundo de Vyacheslav Mishchenko

A este fotógrafo lo descubrí por pura casualidad ratoneando por el facebook, en uno de esos posts cuya foto principal te llama la atención y pinchas para ver qué hay detrás. Y lo que había detrás era un maravilloso mundo de caracolitos que me dejó embelesada. Combinaba dos de las cosas que más me gustan en la fotografía: la naturaleza y los macros. I love macros. Macros everywhere!

Enseguida lo busqué en google y di con su página, de la que os dejo el enlace aquí http://www.vmishchenko.com/

Tiene varios apartados, todos relacionados con naturaleza: mariposas, lagartos, libélulas, setas, hormigas…pero sin duda mis favoritas son las de los caracoles. Desde que vi un anuncio de Iberdrola en el que una niña tapaba a una caracolito con una hoja para que no se mojara con la lluvia y el bichillo sacaba lentamente su cabecita, me enamoré del pequeño molusco. Siempre miro horrorizada como mi familia y la mayoría del universo sevillano espera dando palmas a que llegue la época de caracoles para ponerse hasta las orejas. Y los franceses con sus escargots. Aj. Demasiado mono para comérselo y demasiado asqueroso a la vez.

Desde entonces, siempre que conozco a alguien aficionado a comer caracoles aprovecho la oportunidad para enseñarle estas maravillosas fotos, e intentar que se apiade y deje vivir a estas babosillas encantadoras, aunque la verdad es que nunca lo consigo…supongo que es como si a mí me enseñaran fotos de bebés cerditos para que dejara de comer jamón xD

En fin, ¡echad un vistazo a este mundo en miniatura que seguro que os encanta! Aquí os dejo una pequeña muestra de su trabajo:

2345

Y para terminar, y aunque obviamente mis fotos no le hacen ninguna justicia a las del Sr. Mischenko, os dejo estas que le hice este verano a un caracol en la isla de Railay, Tailandia (futuros posts viajeros incoming), cuya concha parecía una pequeña joyita con pan de oro por dentro recubierto de un fino cristal transparente.

“La naturaleza es grande en las cosas grandes, mas es grandísima en las cosas diminutas.” ⭐
Jacques Henri Bernardin de Saint-Pierre, botánico francés

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

picasion.com_5a11fabe9c71984afdb575866e3215e6

Bueno, espero que os haya gustado y parecido interesante, si tenéis algún fotógrafo/blog fetiche contadme, y así yo también descubro cosas nuevas 🙂

Buen finde ratoncillos!!

StreetXo Madrid…what a wonderful world

Bueno, después de un largo periodo de inactividad de los que siempre me prometo que no voy a volver a tener pero que nunca consigo, he vuelto (más fuerte que nunca xD) para meteros la envidia en el cuerpo deleitándoos con exquisitas fotos y detalladas explicaciones de los platos que tuve la suerte de degustar las dos veces que he pisado StreetXo, el restaurante “urbano” de David/Dabiz Muñoz.

La primera experiencia se la debo a mi madre, y nunca se lo agradeceré lo suficiente ❤ Vino a hacerme una visita a Madrid y como algo especial me invitó allí a cenar. Quedé tan encantada, sorprendida, deleitada, flipada, y más adjetivos que no se me ocurren, que cuando vino a visitarme mi querida prima Patricia (os invito a que os paséis por su blog que está genial: https://pajuanes.com) hicimos la segunda incursión en este palacio de la gastronomía, ya que tanto ella como yo somos unas gordas sin remedio y no hay nada que nos guste más que comer.

Así pues, debido a mi lentitud/falta de tiempo/vagancia/llámalo X, voy a aunar ambas experiencias en un solo post, lo cual no está mal, ya que probé más platos distintos y así lo puedo hacer más completo. Ser un desastre también tiene sus ventajas!! 😛

Empecemos por una pregunta que la gente se hace a menudo: ¿hay mucha cola? Pues, como todo en esta vida, depende. La primera vez que fui era viernes por la noche y llegué a las 9, o sea, una hora bastante concurrida, y esperé una hora y media. Recuerdo que cuando vimos la cola bajar por la escalera dijimos: “ufff, ¿entramos o no?” Y un guardia de seguridad muy majo nos dijo: “normalmente hay más cola, no creo que esto tarde más de una hora u hora y pico, y he visto aquí a gente esperar 3 horas y salir diciendo que merece la pena, así que si quieren entrar les recomendaría que se quedasen”.
Dicho y hecho, nos pusimos a la cola y para amenizar la espera bajé a la planta inmediatamente inferior donde está la barra del club gourmet a por un par de tercios fresquitos, ¡que no sólo de pan vive el hombre!

La segunda vez, sin embargo, y en previsión de encontrar menos cola, fuimos un jueves a mediodía. Evidentemente el hecho de que fuese entre semana y a mediodía, se nota. Llegamos a las 13:30 y había solamente una persona delante nuestra, eso sí, el sitio abre a las 13 y estaba lleno al máximo. En esta ocasión esperamos aprox. unos 45 min.

Resumen: como en todos sitios, si es finde y si es de noche, se espera más. Me imagino que ir un sábado a cenar tiene que ser apoteósico, las colas largas a las que se refería el amigo segurata, por tanto si podéis ir a una hora menos concurrida mejor, pero si no, para mí, merece la pena esperar. Por cierto, no penséis que el hecho de que haya más cola se deriva en un peor servicio, dentro hay un cupo X de gente, no más de la que cabe, y la atención es excelente siempre. Los cocineros atentos, simpáticos, la comida sale rápido, todo genial.

Aclaro que el local no admite reservas, de ahí que haya que hacer cola sí o sí, por si quedaba alguna duda al respecto.

Bueno, me meto ya en faena de la buena:

TODO lo que he probado estaba exquisito. Tienen platos que son un clásico del sitio y otros que los van cambiando, y las dos veces que fui había cartas distintas, os pongo fotos de ambas para que echéis un vistazo y empecéis a salivar.

carta 1
Carta de la primera vez, en Febrero de 2017
IMG-20170914-WA0049
Carta de la segunda vez, en Junio de 2017

La primera vez miré un poco por internet para ver cuáles eran los must, te recomiendan unos 4 platos para compartir entre 2, y te aseguro que no sales con hambre. La siguiente repetí mi favorito (ahora os desvelo cuál es) y los otros 3 fueron distintos, para probar la mayor variedad posible.

Ir a StreetXo es una experiencia completa, no es sólo comer. Ya en la cola ves el ambiente que se respira: camareros frenéticos con uniformes que imitan camisas de fuerza, pelo de colores, sillas hechas con material reciclado, decoración original, llamativa y alocada, música que te invita a entrar en un trance festivo.

puerta street xo

Luego entras, y ves esa barra en forma de U en cuyo interior está la mayor parte de la cocina, ya que el hecho de cocinar también forma parte del espectáculo. Hay también algunas mesas en un lateral del local y en verano una terraza, pero os recomiendo encarecidamente que os sentéis en la barra, porque si no os vais a perder la mitad de la función. El chisporroteo de las brasas, las llamaradas del wok, o la concentración de los cocineros al montar minuciosamente los platos.
Por cierto, una curiosidad: no hay camareros, son los cocineros los que te apuntan la comanda, los que cocinan, te sirven, te explican todo y te dan la cuenta. Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como; sólo que en este caso, guisan ellos y me lo como yo XD

Processed with VSCO with hb2 preset

Processed with VSCO with hb2 preset

 

Y ya sin más dilación os voy a enseñar el punto álgido, LA COMIDA:

Dumpling 2
Dumplin pekinés, oreja confitada y hoisin de fresas, alioli y pepinillo.

Este, lo voy a confesar, es mi plato favorito. ❤ El primero que probé y el único que repetí en mi segunda visita, pero es que si hay un must gastronómico en esta vida son estos dumplings!
Aquí, cada vez que llega un plato, el cocinero te dice qué es y cómo se come. Con este, enseguida nos dijo que esto se comía con las manos, coges todo a la vez, lo mojas bien en la fresa y pa dentro. Y oye, no sé yo qué tiene la combinación esa de la oreja crujiente, con el alioli, con la fresa, con, con, con todo que ahh…se te hace la boca agua, los sabores explotan como magia… En serio, es un plato espectacular, por supuesto de los clásicos que están invariablemente en la carta, y si por mí fuera iría un día sólo a comer esto xD Por cierto, el plato originalmente trae 3 dumplings, pero te suelen preguntar si quieres añadir uno más al ser para dos personas. Mi madre, inocente, dijo que ella no tenía mucha hambre y que me comiera yo dos y ella uno, pero ay…luego vino el arrepentimiento xD La siguiente vez sí pedimos 4, porque comerte uno y no tener más…debería estar penado por la ley.

 

Lasaña de vaca gallega
Lasaña koreana de wonton y vaca vieja gallega con shitakes, tomates ecabechados picantes y bechamel de cabra-cardamomo.

Este plato también fue de los que más me gustó, lo pedí la primera vez que estuve y sigue estando porque también forma parte de los clásicos. La última placa de lasaña en vez de cocida está tostada, y justo en el momento de servírtelo la hacen virutillas con la mano y lo echan por encima…la mezcla de sabores, la cremosidad de la bechamel y la ternura de la carne son…para repetir una y otra vez. He de añadir que es uno de los platos más grandes también, aunque la foto engañe un poco, así que si sois comilones con este acertáis seguro.

 

Civet de jabalí
Civet blanco de jabalí, noodles fritos al wok y bacon extraahumado. Huevo frito con puntilla.

Un plato también de los grandes!! Para mí no llega al nivel de la ternera (pero claro, aquí el nivel mínimo es espectacular) pero la carne de jabalí tiene un sabor totalmente distinto al que estamos acostumbrados, y el huevo con puntilla le da un toque que ummm…yo era partidaria de repetir este también la segunda vez, pero por consenso con mi prima decidimos finalmente pedir algo que fuese nuevo para las dos. Tampoco ayudaba tener a los dos cocineros que se encargaban de este plato justo delante cocinando, montando y explicándote lo que iban haciendo…se te hacía la boca agua y te daban ganas de pedir más, pero claro el estómago y el bolsillo también tienen opinión al respecto jajaja. Por cierto, es otro clásico y sigue estando en carta 😉

 

Patatas de feria
Patatas de feria XO!!! Patata asada al carbón con mantequilla ahumada, alitas de pollo con mojo “canarionikkei” y queso mimolette fundido.

Este quizá es el que menos se luce por su simplicidad, pero como yo soy fan de las patatas en cualquiera de sus formas disfruté mucho. También tiene su modus operandi para comerlo: coges la patata, la pones boca abajo y la espachurras contra el papel para que se mezcletee todo, y a comer se ha dicho. La salsa de queso estaba para morirse de buena. Desgraciadamente ya no lo podréis probar porque es uno de los que al cambiar la carta ha sido sustituido por otra innovación del maestro Muñoz, pero hay otros igual de buenos o mejores en la nueva carta, así que no os preocupéis!

 

Melva 1
Caballa “frita al revés” con pimienta sichuan, huevas de trucha y ponzu cítrica, “ajiblanco”, “lima-lagueño” y papas moradas fritas.

La caballa, ay, la caballa…estaba MUY muy bueno este plato, y además gran parte de la preparación te la hacen allí en la propia mesa. La traen cruda, y con una olla de aceite hirviendo, un cazo y mucha maestría, le echan la cantidad justa para que se haga en el momento en que el aceite cae sobre el pescado. Es resultado es un punto de cocción justa, un pescado jugosísimo por dentro, nada seco, riquísimo…el montaje con los chips y el ají también va sobre la marcha. Para la salsita cítrica…no tengo palabras. Justo comentábamos mi prima y yo que nos hubiera hecho falta pan para mojar, cuando un cocinero nos escuchó y nos dijo que había pan en la carta. Efectivamente, allí estaba pequeñito en la parte de abajo pasando un poco desapercibido, una novedad con respecto a la antigua carta. Ya era tarde pero para la próxima podría ser una opción a considerar…porque obviamente, habrá más próximas!
Por cierto, otro clásico!

 

Pichón 1
Pichón japón!!! Marinado en miso rojo de remolachas y yuzu. Caramelizado en robata con migas de pastor al vapor y chorizo de león ahumado.
Pichón 2
Mezcladito y listo para comer!!

El pichón, también un clásico y todo un descubrimiento en la segunda visita a la cueva de las maravillas. ¡Estaba espectacular! Para comerlo nos aconsejaron partirlo y mezclarlo con las migas. A la vista parecen unos croutons pero están hechos al vapor, tiernísimos y con el juguito del chorizo que les daba un toque espectacular. La mezcla de sabores de este plato también era de las más especiales y distintas, el miso de remolacha increíble…¡¡para repetir!!

Seda
Estofado express en wok. Seda…arroz sedoso y vaca roja gallega semicurada y adobada. Tamarindo. Emulsión de matequilla tostada. Texturas sedosas…

Por último, este plato que nos sorpendió al llegar porque como leímos arroz, pensábamos que obviamente sería en granos, ¡pero no! ¡Esa sedita blanca que veis por encima es lo que está hecho de arroz! Quizá fue el que menos nos impactó porque esto nos pilló de improviso, pero he de decir que como todo aquí estaba buenísimo, y la salsa de mantequilla que rodea el plato…para chuparse los dedos.

Como veis, no he comentado nada sobre la espectacular presentación de los platos porque todo lo que pueda decir es poco, y una imagen vale más que mil palabras. ¡Preciosa y cuidadísima!

Pero esto no es todo…¡¡en StreetXo también hay vanguardia líquida!! Lo que se traduce en una increíble carta de cócteles que merece la pena probar, y que os pongo aquí para que le echéis un vistazo.

carta bebidas

 

Os voy a hablar de los dos que pedimos:

copaso
¡Que no quede ni una gota!
Cóctel 1
Diverxo líquido Madrizzzzzz 100%…jazmín, vinagre de coco, lima, gengibre y néctar de caramelo de violetas!!!

A mí la verdad es que la primera vez me entró por los ojos este gigantesco vaso de color violeta, y me gustó tanto que repetí la segunda vez. Además, como todos los buenos cocineros, Dabiz tiene sus trucos y no todo lo que lleva el cóctel viene en la carta…un cocinero que me vió por allí mirando hacia los lados me preguntó qué buscaba, y le dije que la carta de los cócteles para hacerle una foto porque no quería olvidarme de lo que llevaba. Me dijo “Ah, pero en la carta no viene todo lo que lleva! Venga va, ponme un audio que te lo grabo”. Así que abrí ipso facto la primera conversación de whatsapp que tenía y le dije, dale. Y ahí me lo recitó el tío cual padrenuestro o conjuro de brujería.

Processed with VSCO with hb2 preset
Piña asada al carbón lentamente, ron añejo de solera con lima e infusión de haba tonka.

Mi prima se pidió este que también estaba muy bueno, sobre todo la parte de arriba con la almendra picadita, tenía un sabor riquísimo. Tampoco os puedo dar muchos detalles porque sólo me dio un sorbito, la muy rácana xD Pero bueno…la agonía por la comida es cosa de familia!!

Friends_480-1411057415-14

Es posible que me haya pasado con la longitud del post jajaja, pero es que estaba todo TAN bueno, el sitio es tan genial, que todo lo que diga me parece poco, y me flipo tanto yo sola acordándome y escribiéndolo que al final me sale un quijote gastronómico.

Por último, algo que a todo el mundo le interesa y más en estos sitios en los que sospechamos que nuestra cartera se va a resentir. Hablemos sobre el precio.

La primera vez que estuve pedimos en total 4 platos, 3 vinos y un cóctel, y el total fueron 40€ por persona.
La segunda vez, 4 platos + un dumpling extra, 2 cervezas y dos cócteles, 50€ por persona. Tened en cuenta que hay platos más pequeñitos y otros más grandes, y la verdad es que la segunda vez casi todos los platos que pedimos eran de los más caros.

Desde mi punto de vista, un precio bastante más que bueno para todo lo que ofrece y lo espectacular que está la comida. He comido en muchos sitios por 30€ de los que he salido diciendo…estaba bueno pero meh, normal. Sinceramente, por 10€ más esto le da mil vueltas a cualquier restaurante al uso. Y si queréis probarlo pero vais más ajustadillos de pasta, siempre tenéis la opción de pedir 3 platos en vez de 4, que os saldrá por unos 30€ por cabeza. Es más asequible y así no os priváis de vivir esta experiencia, que para mí ha sido inolvidable.

prim y yo

Sé que me he pasado muy mucho con lo largo que ha sido, pero ya que vuelvo, dejadme que lo haga a lo grande xD Y ya sabéis, si tenéis cualquier duda, ¡aquí estoy para que me preguntéis!

Si vais por allí, decidme qué os ha parecido 🙂

Feliz fin de semana ratones, portaos bien!!

La gran mentira de los Oscars 2017

warren-beattyoscars

Me levanto y lo único que veo y escucho en todos sitios es “Warren Beatty da un patinazo brutal al dar el Oscar equivocado a mejor película“. Sólo me han hecho falta 10 minutos para encontrar el vídeo, algunas páginas de noticias americanas y un par de webs donde hacían el minuto a minuto, para descubrir que:

1- La Academia le dió la TARJETA EQUIVOCADA al Sr. Beatty, ya que el sobre que le dieron correspondía al premio a Mejor Actriz, que ya se había llevado Emma Stone. Error GARRAFAL por parte de la organización…

2- Como a él le extraña ver el nombre de Emma en la tarjeta le da un par de vueltas y con cara de incógnita se la enseña a Faye Dunaway, y ella ni corta ni perezosa y (desde mi punto de vista) para no estar ahí en el escenario haciendo el longui y guardar las apariencias (en plan trae pacá que ya la leo yo, que nos está mirando todo el mundo) va y suelta “La La Land!!!”. Segundo error GARRAFAL por no pararse a mirar lo que pone en la tarjeta con tal de entregar el premio rápido…

Conclusión:

  • La Academia: gran cagada
  • La Sra. Dunaway: gran cagada
  • El Sr. Beatty: el único que no se precipitó ni pronunció nombre alguno en la entrega del premio (y el único que se ha disculpado, por cierto)

Y ¿qué vemos en todas las noticias? Pues como he dicho al principio, todos los titulares rezan “gran patinazo de Warren Beatty” (y no sólo eso, ponen concretamente que él fué el que anunció mal el nombre, cuando el pobre no dijo ni pescao frito). Se ve que algún periodista subnormal escribió la noticia de forma sensacionalista y como le salió de los cojones, y el resto del universo hizo un copia-pega así sin pararse mucho, porque los Oscars es lo que vende y hay que traerlo fresco.

¡¡Qué grandes profesionales del periodismo tenemos en este país!! Anda que…pa mear y no echar gota

Y pongo una imagen de Warren Beatty de joven porque sale mu guapo, ole tú Warren!!

P.D: Sé que el título puede parecer un poco clickbait pero es que me he indignado mucho!! Y sé que llevo mil años sin escribir y que esto no es forma de reinaugurar (por segunda vez) un blog, pero bueno, esto está para reflejar cómo soy y es bastante representativo xD

I’m back!! (O eso espero…)

Arroz con pollo thailandés

IMG_20151025_143045776

Buenaaas nochees nocheees!! (no os acordáis de las noticias del guiñol que siempre decían eso??)

Hoy os traigo una receta que le he robado a mi madre. Ella la probó un día en un restaurante thailandés y le encantó, así que para mostrarme esos deliciosos sabores buscó la receta y me la preparó un día para comer. Mentiría si dijera que no chupé el plato al acabar, y por eso la hago a menudo y la he incluido aquí: porque es original, distinta y está de muette! Además está hecha con la inestimable ayuda y manos de cocinera de mi amiga Reyes, que es mucho más master chef que yo pero no se deja ver!

Así grosso modo es un arroz con pollo y cebollita con una ñamñamñamñam salsa de leche de coco y curry. Que no os eche para atrás la mezcla de sabores poco habitual, os aseguro que está muy bueno!

Aquí os dejo como de costumbre un pequeño vídeo sobre los pasos más importantes a seguir, abajo está más detallado! 😉

Venga, vamos a darle candela.

INGREDIENTES:

-AOVE
-Sal
-Pollo (la parte que más os guste, yo lo suelo hacer con pechuga sin filetear para cortarlo a taquitos, pero también depende de lo que tenga en el frigo)
-Cebolla
-Arroz
-Leche de coco
-Curry
-Especias picantes hindúes (opcional)

Las cantidades pues el rollo de siempre, depende de para cuantas personas y cómo te guste de “cargado” jaja, yo para 2 personas pongo aprox: 2 tacitas de arroz, unos 400g de pollo y una cebolla. Con la leche de coco no os paséis que si no os va a salir tan dulce que me vais a odiar, unos 100mL le suelo poner yo (y OJO! tiene como una especie de capa mantecosa por encima y el líquido debajo, removedlo bien antes de echarla!), y con el curry pues…yo le pongo bastante, pero es que me gusta mucho xD de todas formas no os recomiendo que lo dejéis corto de curry, porque es la combinación de éste con el coco lo que le da el toque, si le echáis muy poco os va a saber sólo a coco y eso no mola. Las especias picantes yo las pongo según como me dé el día. La receta original no las lleva, pero yo encontré un mix de especias hindú en el Metadona (para no poner marcas xD) que le va bastante bien y a veces le echo un pellizquito (puede ser por ejemplo una forma de arreglarlo un poco si os ha salido demasiado dulce).

A lo que vamos, el meollo de la cuestión, la parte importante, el puturrú de fuá…la preparación:

Lo primero de lo primero: el arroz. Así mientras se cuece usamos ese tiempo para otra cosita. Arroz, agua y sal, de toda la vida, nothing special.

Lo segundo: para mí, la cebolla, porque es lo que más tarda en hacerse. Como soy muy impaciente si luego tengo que andar esperando a que se haga me desespero, le pongo el fuego fuerte, se me quema…en fin, que mejor ponerla antes, dejarla a fuego medio-bajito con la tapadera, y que se haga bien rica.

Tercero: el pollito, yo lo corto a taquitos porque si está muy fino se queda sequerón, después se le echa un poquito de sal y de curry, y a la sartén (lo suelo poner en la misma en la que está la cebolla cuando ya está casi hecha)

Y sólo queda mezclar todo esto con el arrolito, ponerlo al fuego, echarle la leche de coco y removerlo bien! Yo le suelo echar un poco más de curry a la mezcla total, para que no sepa sólo el pollo, pero lo mejor es probarlo y rectificar al gusto, también la sal. Os aconsejo que al pollo y al arroz no le echéis mucha sal al prepararlos porque ya el plato tiene bastante sabor de por sí, es preferible probarlo y añadir al final a que nos quede muy salado.

Y ya está! Es muy fácil, no se tarda mucho y es muy original, podéis llevarla (si vuestro amigos no son muy tiquisimiquis) a una reunión y seguro que nadie lleva algo tan innovador 😛

Espero que la probéis, que os guste y que me lo digáis!

Muchos besitos!!

P.D: en el vídeo no lleva cebolla porque se me olvidó xD no me lo tengáis en cuenta!!